He escrito un libro, ¿y ahora qué?

¡Hola a todos y a todas!

Ya son varias las veces que a través de mi página de Instagram (@lidia.escritora) algunos escritores noveles me preguntan cuál es el siguiente paso una vez que han acabado de escribir su novela. En este artículo intentaré explicar los puntos más importantes a seguir según mi propia experiencia. ¡Espero que os sirva de ayuda!

PRIMER PASO: ¡La novela debe quedar bien corregida!

Parece bastante obvio, y sin embargo no hay nada que eche más para atrás a una editorial que recibir un manuscrito plagado de erratas. Huelga decir que para el lector tampoco es nada agradable y suele ser una de las razones por las que se abandona la lectura, así que hay que cuidar mucho este punto.

En mi opinión, es muy recomendable que otra persona lea la novela antes de enviarla a las editoriales (lo que viene a ser un lector beta o lector cero), para que encuentre errores que el autor haya podido pasar por alto y se los haga ver. Conozco de autores que prefieren contratar a un corrector profesional para que les haga este trabajo. Personalmente lo considero una buena opción, pero soy de las que piensan que nadie conoce mejor una obra que el autor de la misma, así que por mi parte prefiero hacerlo yo, y luego pasarle la obra corregida a un lector beta de confianza para que me dé su opinión.

SEGUNDO PASO: Registra la novela a tu nombre. 

Este paso es IM-POR-TAN-TI-SI-MO. Tu casa va a tu nombre. Tu coche va a tu nombre. ¿Por qué no iba a ir tu libro a tu nombre? Imagina que después de tanto esfuerzo y horas invertidas, alguien plagia tu novela, o directamente te la roban y no puedes demostrar legalmente que la idea original es tuya. Menuda cara de tonto se te quedaría, ¿no? Este paso no es obligatorio, pero yo lo recomiendo al 200%.

Para registrar tu obra, debes dirigirte a la Propiedad de Registro Intelectual de tu comunidad autónoma, que corresponde al Ministerio de Educación y Cultura. Busca en Internet la localización exacta y los documentos que debes llevar, porque quizás varía según la comunidad autónoma. En Cataluña (de donde soy yo) te piden una copia de tu manuscrito final firmado por ti y una fotocopia de tu DNI. Ahí te hacen rellenar un formulario descriptivo de la obra y sobre tus datos personales. Les tienes que entregar las tres cosas. El coste, si no recuerdo mal, ronda los 12 euros.

Una vez has acabado, te entregan un resguardo y la obra pasa a ser tuya legalmente, con lo cual ya puedes empezar a moverla, no antes. Pasados unos seis meses aproximadamente, te llega una carta certificada a tu domicilio que verifica que, oficialmente, esa obra es tuya. Ese es tu respaldo legal en el caso de que (esperemos que no) tengas problemas en el futuro que involucren a tu obra.

*Este es el procedimiento que se rige en España. Lamentablemente desconozco cómo funcionan estas cosas en otros países.

TERCER PASO: Ahora ya estás listo para publicar.

Una vez tienes tu manuscrito perfecto y la obra debidamente registrada para evitar sustos, empieza el recorrido de búsqueda de editorial. Otra de las cuestiones que más se me pregunta en mi página de Instagram es cómo moverse por el mundillo de las editoriales, qué tipo de editoriales hay, cuál es la mejor… Intentaré resumirlo lo mejor posible, siempre bajo mi propia experiencia.

Básicamente hay dos tipos de editoriales: las tradicionales y las de autopublicación.

Editoriales tradicionales: son aquellas en las que el autor envía el manuscrito, ellos lo leen, les gusta y publican el libro a coste cero para el escritor. OJO, si se venden como una editorial tradicional pero luego te piden dinero, ¡entonces no son editoriales tradicionales, que no te engañen!

Este tipo de editoriales tienen sus ventajas y sus inconvenientes:

La gran ventaja es que el autor no desembolsa un solo euro y además ve su libro promocionado y distribuido en librerías, lo cual es genial, ¿no? El sueño de cualquier escritor, vaya.

Sin embargo, el principal inconveniente es que la editorial, como cualquier empresa, busca su propio beneficio económico, y por lo tanto el margen de ganancias del autor suele ser bajo (aunque claro, esto depende mucho de la editorial y del propio autor). Otro inconveniente es que los contratos suelen ser bastante estrictos, con cláusulas de permanencia y de exclusividad. Básicamente, cuando firmas cedes tus derechos de explotación de la obra a la editorial por el tiempo que dure el contrato, con lo cual tienes las manos bastante atadas durante todo ese tiempo. Por ello, tienes que pensar bien si de verdad te conviene firmar con una editorial restrictiva, porque si luego las cosas no van como esperas, es muy difícil romper el contrato.

Por último, y aunque eso ya no está en mano del autor, es conveniente resaltar que no es fácil que una editorial tradicional apueste por ti. Al fin y al cabo, están poniendo dinero de su bolsillo en un proyecto tuyo el cual no tienen garantías absolutas que vaya a funcionar. Por eso, si envías tu manuscrito a este tipo de editoriales y ni siquiera recibes una respuesta, no te desanimes. No significa que tu obra no sea buena, significa que miran con lupa qué publicar y qué no. Lo recuerdo de nuevo, las editoriales son una empresa y las tradicionales sólo te publicarán si de verdad creen que van a ganar dinero contigo.

Editoriales de autopublicación: son esas editoriales en la que el autor paga para que le hagan su libro.

En los últimos tiempos, cada vez son más los autores que apuestan por este tipo de editoriales. Esto se debe a que, a diferencia de las editoriales tradicionales, puedes hacer con tu libro lo que te dé la real gana. No cedes tus derechos y no tienes cláusulas de exclusividad, con lo que puedes vender tu libro libremente, donde quieras, como quieras y al precio que quieras, y todos los beneficios van para ti, no tienes que rendirle cuentas a nadie. Otra ventaja es que, obviamente, es mucho más fácil publicar de esta manera. Las editoriales de autopublicación suelen aceptar todo lo que les llega, ya que su negocio es cobrar por hacerte el libro, así que cuantos más libros hagan, más cobran. El agua clara y el chocolate espeso.

Naturalmente, este tipo de editoriales también tienen sus inconvenientes. El más obvio es que el autor debe rascarse el bolsillo si quiere ver su libro publicado, con lo cual, si luego no vendes los libros que has encargado, no recuperas la inversión económica. Y aviso, publicar no es barato.

Además, este tipo de editoriales no suelen ofrecer grandes ayudas para la distribución y promoción. Te mandan el libro terminado al domicilio especificado, y a partir de ahí es el autor quien debe moverse para vender el libro por los canales y plataformas que crea conveniente. Sí que es cierto que hay algunas editoriales que ayudan más que otras, así que es importante que te informes de qué tipo de servicios ofrece cada editorial, porque no todas son iguales, del mismo modo que no todas tienen el mismo precio. Poderoso caballero es don dinero.

Estas serían las dos grandes opciones de publicación. Sin embargo, quiero añadir una tercera opción, ya que creo que está cogiendo mucho peso últimamente, y yo misma me estoy planteando publicar mi próxima trilogía por este medio: Amazon KDP.

Esta plataforma te permite publicar gratuitamente tu libro en formato físico y digital sin tener que pagar los servicios de una editorial. Eso sí, el autor debe hacer todo el trabajo: buscar una portada para el libro, asegurarse de que esté bien corregido, tramitar las gestiones legales como por ejemplo el número ISBN y encargarse por completo de la distribución y promoción, ya que el libro sólo se puede adquirir solicitándolo a través de la plataforma.

Por supuesto, Amazon, como cualquier otra plataforma, también saca su beneficio económico, y se lleva su parte en regalías, aunque como aún no he publicado con este medio, no sé exactamente a cuánto ascienden (¡si alguien lo sabe que lo deje en los comentarios!) Sin embargo, indudablemente es la opción más económica, y por lo que tengo entendido es fácil, seguro y rápido.

Así que estas tres serían las opciones más recomendables para publicar según mi punto de vista: editoriales tradicionales, editoriales de autopublicación y mediante Amazon KDP. También hay otras opciones para publicar, como por ejemplo la plataforma Wattpad, aunque no me adentraré en ella por puro desconocimiento de la misma.

Si queréis saber mi opinión sobre cuál de las tres opciones que he mencionado es la mejor, no puedo responder, ya que cada situación, obra y autor es diferente, y no todos buscamos ni queremos lo mismo. Mi consejo es que te tomes tu tiempo, que te informes bien sobre todas las opciones y medites cuál es la que más te conviene a ti.

¡Espero que este artículo te haya servido para aclarar tus ideas!

10 comentarios en “He escrito un libro, ¿y ahora qué?”

  1. Las regalías de Amazon dependen del precio que le pongas a tu libro. También hay otros sitios donde publicar tu libro, como Lektu o Smashwords. Saludos 😊

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *